Av. Gómez Morín, Plaza 404.

San Pedro Garza García, Nuevo León, México.

ventas@disainika.com

(81) 1352-8500

El valor del mueble

05 | 18

05 | 14

El valor del mueble.

 

Como todo ser humano a punto de comprar un buen mueble, generalmente estamos en busca del mejor producto al mejor precio. Precio, esa es la palabra clave, pero ¿Porqué las diferencias de precios en los muebles? A diferencia de otros productos en otros segmentos, en el cual el valor de uno y de otro es muy similar entre diversos proveedores, en los muebles hay una amplia cantidad de variables que afectan el precio. Podría hablar de ellas y realmente hacer un capítulo de cada variable, pero por el bien del aburrimiento, vamos a hacerlo de manera simplificada.

 

El precio se ve afectado por variables como: diseño, mano de obra, tipo de cambio (precio dólar), costos indirectos, calidad, dificultad de fabricación, si es fabricada o importada, garantía, formalidad de la empresa que se contrata, entre muchas otras más. ¿Qué determina que un mueble sea más caro que otro, aun cuando en principio es el mismo producto? La respuesta rápida es: costo de producción.

 

Nosotros como fabricantes de muebles, en ocasiones llegan clientes pidiéndonos cotizaciones, de por ejemplo una silla que vieron en otro lugar y al darles el precio ellos contestan: “pero si las vi en X lugar más baratas”. Lo que muchas veces el cliente no se da cuenta, es que no se está haciendo una comparación por igual, o peras con peras como popularmente dicen. Generalmente se hace el error de comparar un precio cuando una empresa importa su producto, contra una que lo fabrica. Tienen que tomar en cuenta que el comerciante que importa, de entrada el fabricante original (lease: made in china), hizo por decir 10,000 sillas exactamente igual en lo que se conoce como líneas de producción. Ensamblado por operarios (no carpinteros) o maquinas, con sueldos y costos bajos logrando reducir el precio global de su producto.

siguiente

En nuestro caso, se está haciendo el pedido de tan solo 10 sillas, en el cual aquí un carpintero especializado y calificado con un sueldo muy superior al de un operario, tarda equis cantidad de tiempo (mayor al de una línea de producción), utilizando material que no fue comprado por volumen, ya que cada trabajo es personalizado, y fabricando un modelo del cual no se tiene una plantilla para hacer 10,000 modelos. Todo esto se traduce a un costo más elevado.

 

Otro aspecto que también habría que ponerle atención es, ¿Qué está detrás de la fabricación de un mueble,  llámese a quien se la estoy comprando? Competencia, hay innumerable competencia en la industria del mueble. Desde la empresa gigantesca importadora de volumen, hasta el carpintero que me recomendó mi tía Lolita que trabaja con su primo y  cuñado en la cochera de su casa. Ellos y todos los demás que estén entre esos dos, son competencia a la hora de intentar vender un mueble.

 

La informalidad es barata, y cuando se trata de temas como impuestos, seguro social, rentas y todo tema relacionado a una empresa establecida, tiene un costo adicional. Regresamos al punto anterior, no están comparando manzanas con manzanas. La seguridad, seriedad y el servicio que brinda una empresa establecida tiene un precio, que a fin de cuentas tiene su recompensa.

 

Al final del día, cada persona decide cual es la opción más atractiva, después de hacer su propio análisis costo-beneficio. Cada quien debe evaluar y juzgar la calidad del producto que le estarán entregando, tomando en cuenta todos los aspectos y variables. Las opciones son infinitas y la próxima vez que vayan a comprar un mueble y se encuentren comparando precios, antes de juzgar y etiquetar a alguien como “careros”, pregúntense: ¿Estamos comparando peras con peras o peras con manzanas?

Enviando...

Error del servidor.

Correo enviado.

Av. Gómez Morín, Plaza 404.

San Pedro Garza García, Nuevo León, México.

C.P. 66273

ventas@disainika.com

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!